jueves, 30 de junio de 2011

   Apareciste en mi vida como aparece el sol en un día nublado, dando esperanza, sorprendiendo y fascinando, brillabas como nadie, y me diste todo tu brillo, me dejaste entrar en tu vida para sentirme parte de ella, pero te convertiste para mi en algo más que un sol, te convertiste en mi forma de vida, en el motivo de mi llanto y mi alegría, en una pena de ausencia y un dolor de distancia, en un recuerdo constante, en algo más que una imagen que rompiendo caminos llega pasa y se va, en un ideal insuperable, me enamore de tu risa, de tu pelo y de esos ojos caramelo, me enrede en tus sabanas y me perdí entre tus palabras, y sin más de repente nada tiene sentido, y solo quedo yo, yo incompleta porque me faltas tu. Y ahora todo lo que se es que me despierto y me acuesto pensando en ti, pero sin ti a mi lado.