domingo, 24 de octubre de 2010


Una vez dije que seria extraño no saber ni donde ni cuando te volvería a ver, y hoy puedo decir, que la espera y la incertidumbre valieron la pena.